Parroquia Santa Catalina

Aranda de Duero

Diócesis de Burgos

EDITORIAL

AHORA COMIENZO

 

Después de cuatro años de mi estancia en la parroquia os he de confesar que era uno de mis objetivos a tener en cuenta, la posibilidad de abrir una página web.

Me parecía que en el mundo en el que nos ha tocado vivir, donde la información y el conocimiento de las cosas ya no se transmite de viva voz sino a través de la informática y en concreto de Internet, me parecía fundamental hoy que la Parroquia de Santa Catalina que se me había encomendado, tenía que adaptarse a estos nuevos signos de los tiempos, primero para dar a conocer toda la riqueza que en ella hay a través de sus grupos y actividades;  y en segundo lugar para transmitir y poder llegar a más gente el mensaje evangelizador de nuestra misión en este siglo XXI.

Cuando llegué a este barrio y tomé posesión de esta parroquia allá por el mes de septiembre del año 2013 me encontré con una revista titulada caminando, que por la información que se daba y el formato que tenía parecía más propia de los comienzos de la parroquia que de los tiempos actuales. Y lo digo porque me daba mucha pena el ver esa sencilla revista mensual tirada en los buzones incluso por la calle. Ya en ese momento quise comenzar por dar a conocer todas las labores y actividades que se realizaban en la parroquia a través de otro medio que fuese más directo y más atractivo, es verdad que eran muchos los compañeros que tenían abierto un blog en sus parroquias, pero yo quería ser más ambicioso y abrir una página web donde tuviésemos la libertad y la creatividad de hacerla a nuestro estilo y gusto personal.

Las circunstancias de la situación en la que me encontré en la parroquia hicieron posible que aunque lo tenía en mente y era uno de mis mayores deseos, no se ha visto cumplido hasta este año. Sabio refrán que las cosas de palacio van despacio..., aunque es mejor edificar la casa sobre roca, con la madurez que da conocer mejor la realidad social del barrio, la realidad parroquial con la diversidad de grupos y la riqueza de los mismos, y la experiencia de ir conociendo el mayor tesoro que es sus gentes.

Es verdad que he querido esperar a que la parroquia cumpliese estos 50 años para dar a luz este nuevo proyecto visual y evangelizador.

Por todo ello he de decir que siempre en la vida estamos en continuo movimiento para que nuestra existencia tenga una verdadera vida, y como mi deseo es que esta página web tenga mucha vida desde aquí animo a todos los voluntarios a que no dejen de levantarse cada mañana con este buen deseo ahora comienzo... Y hagan las aportaciones oportunas para que esta página esté en continuo movimiento. Agradezco desde aquí su inestimable ayuda y colaboración.

Y a los que de una u otra forma entréis en esta página ojalá consigamos este deseo para todos, el que sintáis en vuestro corazón ese deseo de comenzar ahora. Siempre cualquier momento es oportuno para comenzar de nuevo: para ser mejor persona, padre, madre, hija…, Para ser mejor cristiano e hijo De Dios y de la Iglesia católica, y para ser mejor ciudadano y compañero.

Esperando pueda servir de utilidad, ahora comienzo una nueva etapa llena de entusiasmo y deseo evangelizador  a través de esta página web.

Un saludo fraterno y que Santa Catalina de Alejandría guíe nuestro nuevo proyecto.

LA ESPERANZA, UN ANCLA Y UNA VELA PARA EL CRISTIANISMO

 

 Quiero compartir con vosotros estas reflexiones tan bellas que en forma de catequesis ha hecho, durante este año 2017, el Papa Francisco, en relación con la esperanza, me parece que son ideas importantes a tener en cuenta, y una virtud que debemos seguir cuidando hoy en día.

 El Papa Francisco explica que el fundamento de la esperanza es una Persona y no una idea o una doctrina: “El Señor está siempre junto a nosotros y no nos abandona nunca, sobre todo en las fases más delicadas y difíciles de nuestra vida. Nuestra esperanza es una Persona, es el Señor Jesús que reconocemos vivo y presente en nosotros y en nuestros hermanos, porque Cristo ha resucitado”.

Para los cristianos, los motivos para la esperanza no deben ser terrenales, “milagros y grandes signos, manifestaciones de poder e incluso la libertad de los enemigos invasores”. Estos se caen delante de la cruz, “pero renacen esperanzas nuevas, las que duran para siempre. Es una esperanza diferente la que nace de la cruz. Es una esperanza diferente de las que caen, de las del mundo”.

Insiste en la centralidad del misterio pascual: el hecho de que Jesús ha resucitado. Para que la pasión sea fuente de esperanza no puede haber terminado con la cruz, “porque la fe nace de la resurrección. Nuestra fe nace la mañana de Pascua”. Ante el conocimiento de los propios pecados y bajezas, el hombre debe ir al sepulcro y comprobar cómo “Dios hace crecer a sus flores más bonitas en medio de las piedras más áridas”.

También advierte contra el sentimiento de soledad: “El cristiano no se siente nunca abandonado, porque Jesús nos asegura que no nos espera solo al final de nuestro viaje, sino que nos acompaña en cada uno de nuestros días”.

 

“Cada hombre es una historia de amor”

Francisco utiliza la imagen del ancla para explicar que la esperanza no es vaga, no se confunde con un “sentimiento transitorio de quien quiere mejorar las cosas de este mundo de forma poco realista, basándose solo en la propia fuerza de voluntad”. La esperanza se fundamenta en que “Dios se preocupa por nuestra vida”, y no tanto en que nosotros busquemos a Dios. “Cada hombre es una historia de amor que Dios escribe en esta tierra”.

Si el ancla da seguridad a una barca entre las olas del mar, la esperanza también se parece a una vela que la hace avanzar en las aguas. “La esperanza es realmente como una vela; esa recoge el viento del Espíritu Santo y lo transforma en fuerza motriz que empuja la barca, según los casos, al mar o a la orilla”. Dios no es solo el objeto de la esperanza cristiana, sino que ya ahora nos hace esperar y nos hace “alegres en la esperanza (Romanos 12, 12): alegres de esperar, y no solo esperar ser alegres”.

Pensar que el amor hay que merecerlo puede hacer al hombre caer en una “fea esclavitud”. “Quizá gran parte de la angustia del hombre contemporáneo deriva de eso: creer que si no somos fuertes, atractivos y guapos, entonces nadie se ocupará de nosotros”. Sin embargo, el verdadero amor es gratuito y eso es fuente de esperanza.

El Papa previene contra el desánimo: “No es cristiano caminar con la mirada dirigida hacia abajo –como hacen los cerdos: siempre van así– sin levantar los ojos hacia el horizonte. Como si todo nuestro camino se apagase aquí en el palmo de pocos metros de viaje; como si en nuestra vida no hubiese ninguna meta y ningún desembarque, y nosotros estuviésemos obligados a un eterno vagar, sin alguna razón para nuestras muchas fatigas”.

Para lograr esa visión cristiana de la esperanza, debemos educarnos. Por eso, Francisco habla dirigiéndose a un “tú” a quien quiere enseñarle a cultivar esta virtud: “¡Piensa, allí donde Dios te ha plantado, espera! Espera siempre. No te rindas a la noche: recuerda que el primer enemigo a derrotar no está fuera de ti: está dentro. Por lo tanto, no concedas espacio a los pensamientos amargos, oscuros. Este mundo es el primer milagro que Dios hizo y Dios ha puesto en nuestras manos la gracia de nuevos prodigios”. Termina con unas breves recomendaciones: “Relaciónate con las personas que han mantenido su corazón como el de un niño. Aprende de la maravilla, cultiva el asombro. Vive, ama, sueña, cree. Y, con la gracia de Dios, no desesperes nunca”.

 

Misioneros de esperanza

El Papa Francisco distingue la esperanza del optimismo. Explica que los creyentes son personas con “un pedazo de cielo” sobre la cabeza. Por eso, es deber de los cristianos llevar estos “espacios de salvación” al mundo. “Cuando el cielo está completamente nublado, es una bendición quien sabe hablar del sol”.

Incluso al hablar de la muerte, una realidad ante la que todos somos pequeños e indefensos, el cristiano es capaz de encontrar la esperanza. Podremos escuchar la llamada de Jesús, “nos tomará de la mano y nos dirá: ‘Ven, ven conmigo, levántate’. Allí terminará la esperanza y será la realidad, la realidad de la vida”.

El Papa concluye hablando de la meta de la esperanza cristiana: el Paraíso. “En las habitaciones de tantos hospitales o en las celdas de las prisiones este milagro se repite innumerables veces: no existe una persona, por mal que haya vivido, a la cual le quede sólo la desesperación y le sea prohibida la gracia”. Esto es así porque siempre nos presentamos ante Dios con las “manos vacías, un poco como el publicano de la parábola que se había detenido a orar al final del templo”; al final de la vida descubrimos nuestras muchas faltas pero no debemos desanimarnos. Dios es Padre y espera nuestro regreso hasta el último momento, dice el Papa. Por eso, quien conoce a Jesús no teme a la muerte y puede esperar partir del mundo de forma serena. “Y en aquel instante, finalmente, ya no tendremos necesidad de nada, ya no veremos de forma confusa. Ya no lloraremos inútilmente, porque todo ha pasado; también las profecías, también el conocimiento. Pero el amor no, eso permanece. Porque ‘la caridad no acaba nunca’ (cf. 1 Corintios 13, 8)”

IDEOLOGÍA DE GÉNERO

 

El Colegio Americano de Pediatras desmonta la ideología de género y la transexualidad infantil en 8 puntos.

El Colegio Americano de Pediatras, encabezado por su presidenta, Michelle A. Cretella; su vicepresidente, Quentin Van Meter y con el apoyo de Paul McHugh, antiguo jefe de Psiquiatría del Hospital Clínico John Hopkins, ha realizado un estudio en el que se abordan los peligros de la transexualidad y de la ideología de género, haciendo especial hincapié en la transexualidad infantil.

El estudio final será publicado a finales de verano, sin embargo, los doctores han adelantado 8 de los puntos fundamentales en los que se basa el estudio. Bajo el título “La ideología de género perjudica a los niños”, el Colegio Americano de Pediatras desmonta, paso a paso, la transexualidad infantil, condenando la normalización de la transexualidad en los colegios y en política como si fuera algo bueno y saludable.

Este estudio se basa puramente en datos científicos y biológicos, dejando claro desde el principio del informe que las ideologías no caben en un documento científico. En este documento, se insta a los educadores y a los políticos a rechazar las políticas de adoctrinamiento que pretenden que los niños abracen de forma natural y saludable el cambio de sexo químico y quirúrgico.

“Lo normal en el diseño genético humano es ser concebido macho o hembra. Este principio es evidente por sí mismo”

 

La ideología de género perjudica a los niños

 

1. La sexualidad humana es un rasgo binario, biológico y objetivo. Los genes ‘XY’ y XX son marcadores genéticos de la salud, no marcadores genéticos de un trastorno. Lo normal en el diseño genético humano es ser concebido macho o hembra. La sexualidad humana está diseñada de manera binaria con la intención evidente de la reproducción y multiplicidad de nuestra especie. Este principio es evidente por sí solo.

Los trastornos del desarrollo de la sexualidad (DSD) y su desviaciones, incluyendo la feminización testicular y la hiperplasia suprarrenal congénita, son médicamente identificables en la norma binaria sexual y es por ello por lo que se reconocen como trastornos del diseño humano.

2. Nadie nace con género. Todo ser humano nace con sexo biológico. El de género (la toma de conciencia y el sentirse masculino o femenino) es un concepto sociológico y psicológico, no una objetividad biológica. Nadie nace con la conciencia de sí mismo como hombre o mujer. Esta toma de conciencia se desarrolla con el tiempo y, como todos los procesos del desarrollo, puede ser descarrilado por las percepciones subjetivas de la infancia; las relaciones; y las experiencias negativas ocurridas desde la infancia. Las personas que se identifican con “la sensación de pertenecer al sexo opuesto” o “en algún punto intermedio”, no forman un tercer grupo sexual, siguen siendo hombres o mujeres biológicos.

3. La creencia de una persona de pertenecer o no a un determinado sexo es, en el mejor de los casos, un pensamiento confuso. Cuando un niño y una niña, biológicamente sanos, creen que son lo contrario a su sexo biológico, se produce un problema psicológico, no físico y, por tanto, debe ser tratado como tal. Estos niños sufren disforia de género. La disforia de género (GD) está reconocida como un trastorno mental en la reciente edición del Manual de Diagnósticos y Estadísticas de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V).

4. La pubertad no es una enfermedad, pero el bloqueo de las hormonas de la pubescencia puede ser muy peligroso. Bloquear este tipo de hormonas durante la pubertad induce un estado de enfermedad, es decir, provoca la ausencia de pubertad, inhibiendo el crecimiento y la fertilidad de un niño que, antes del proceso, era biológicamente sano.

5. Según el DSM-V, mencionado previamente, el 98% de los varones y el 86% de las mujeres que durante la infancia confunden su género, finalmente aceptan su sexo biológico tras pasar por la pubertad.

6. Los niños que utilizan bloqueadores de la pubertad para realizar un cambio de sexo, necesitarán hormonas del sexo opuesto durante una adolescencia tardía. La utilización de las hormonas sexuales como la testosterona y los estrógenos del sexo opuesto conllevan riesgos peligrosos para la salud. La ingesta de hormonas puede provocar presión arterial disparada; coágulos de sangre; accidentes cerebrovasculares y cáncer.

7. Las tasas de suicidio son veinte veces mayores en los adultos que usan hormonas del sexo opuesto y/o se someten a una cirugía de cambio de sexo. Incluso en Suecia, que es uno de los países más a favor de la inclusión y normalización de la ideología de género, los suicidios se disparan. ¿Qué persona, compasiva y razonable, desearía condenar a niños pequeños a semejante destino, sabiendo que después de la pubertad, hasta el 88% de las niñas y el 98% de los niños con dudas sobre su género aceptan su realidad física y consigue un estado de bienestar físico y mental?

8. Condicionar la educación de los niños haciéndoles creer que la suplantación del sexo biológico mediante cirugías y productos químicos es algo normal y saludable es abuso infantil. Endosar la ideología de género de forma generalizada y a través de la educación pública y de los políticos confundirá tanto a niños como a padres, lo que provoca que cada vez más niños acudan a las “clínicas de género” para recibir medicamentos químicos que bloquean las hormonas pubescentes.

 

© Parroquia Santa Catalina 2017

info@parroquiasantacatalina.com

Teléfono: 947501951