Parroquia Santa Catalina

Aranda de Duero

Diócesis de Burgos

CÁRITAS

PRESENTACIÓN CURSO 2018/2019

Tienes entre tus manos las fichas de formación que hemos preparado desde el equipo de Cáritas Diocesana. No hace falta que recordemos la importancia que la formación tiene siempre en nuestro quehacer para que realmente cumplamos nuestro

objetivo: ser agentes de la caridad que dinamizan a nuestras comunidades en el ejercicio de la misma.

 

El lema escogido para este año es el mismo de la Jornada mundial de los pobres: «Este pobre gritó, y el Señor lo escuchó». El objetivo, por tanto, es educar nuestro oído personal y comunitario para que escuchemos la voz de los pobres y para que sintonicemos con la escucha que Dios hace de ellos. No basta con decir que estamos en Cáritas: es importante que cuidemos nuestro ser para saber estar.

El tiempo que dedicamos a la formación no es tiempo perdido: nos ayudamos mutuamente a educar nuestro corazón, nuestra mirada, nuestro oído, nuestro pensamiento… y como creyentes, lo hacemos desde el Evangelio y desde Jesús. Por eso es bueno que dediquemos un tiempo largo a la sesión de formación: no es un mero trámite, no se trata de pasar… se trata de profundizar. Es imposible que podamos “despachar” cada ficha en media hora… No se trata de hacer todo, sino de que lo que se haga se haga bien.

 

En ese sentido es importante que el animador de la formación, normalmente el sacerdote con la ayuda del técnico de Cáritas, prepare bien la sesión, para que todos puedan participar y conseguir los objetivos que se pretenden. Igualmente él verá cuáles son los temas que hay que tratar, cuáles son las necesidades del grupo, que materiales se pueden añadir o dejar para otra ocasión… Aquí únicamente aparecen algunas sugerencias que podrán y deberán ser enriquecidas y adaptadas. Dividimos todas las sesiones en varios momentos. Un primero que nos ayuda a situar el tema desde algún texto que leemos juntos y desde el diálogo compartido. En un segundo momento, leemos la Palabra de Dios y profundizamos en la misma, para que nos ayude a juzgar lo que vimos. El tercer momento es muy importante: se trata de trasladar lo visto a la comunidad parroquial, en forma de animación comunitaria. Tenemos que dedicar tiempo a este momento para que podamos realizar acciones en el barrio, pueblo o parroquia, que nos ayuden a dinamizar la comunidad. Exige tiempo de pensar y tiempo para realizar. La acción se convierte también en formación. El último momento es un tiempo orante, que también hay que cuidar: orar por nosotros, orar por los participantes, orar por nuestra sociedad y nuestra Iglesia… por lo que también debe vivirse con esmero.

 

Desde Cáritas Diocesana os animamos en este proceso y nos ponemos siempre a vuestra disposición. ¡Buen camino!

 

PRESENTACIÓN CURSO 2017/2018

Un nuevo curso comienza y una nueva oportunidad de ayudarnos a mirar y a actuar desde Cáritas. Ante el mundo que nos rodea se pueden tener muchas miradas y muchas actitudes: creemos que, desde Cáritas, tenemos la misión de cultivar nuestra interioridad, nuestra motivación y nuestra mística, que dan sentido a lo que hacemos y realizamos como equipo o como voluntarios. Lo que buscamos fundamentalmente no es la formación de nuestra inteligencia, sino la educación del corazón.

Mantenemos el esquema del año pasado, que sigue los elementos fundamentales de la revisión de vida: tras una oración, dialogaremos sobre la realidad que vivimos en un aspecto determinado. Tras este diálogo pausado, nos acercaremos a la Sagrada Escritura para descubrir el camino de conversión que el Señor nos propone. En un tercer momento buscaremos devolver lo que hemos dialogado y descubierto, o aquello en lo que hemos profundizado, a la comunidad cristiana, de la que nosotros somos miembros y animadores, para que se convierta en Animación Comunitaria. Nos gustaría incidir en este tercer paso que, a veces, pasa un poco rápido. Creemos que dedicar un tiempo suficiente a este momento redunda en el crecimiento del equipo, en el crecimiento de Cáritas y en el crecimiento de la dimensión evangelizadora de la caridad. Por último, concluiremos la sesión con un momento de oración pausado.

 

La formación tiene un ritmo, pero cada grupo debe de establecer el suyo propio. No se trata de acabar todo el temario a lo largo de este año: no son lecciones que tengamos que ir aprobando. Tampoco se trata de seguirlo todo paso a paso. Esto es un instrumento que, en manos del animador (normalmente el sacerdote), debe de convertirse en un momento de formación, de encuentro, de diálogo, de despertar… Por eso, las preguntas que acompañan buscan que todos podamos hablar y poner en común nuestros puntos de vista. Es importante que cada grupo se detenga donde pueda, donde convenga… y es importante también que valoremos el momento de actuar como paso fundamental del recorrido del propio equipo, así como el momento de oración como punto importante de crecimiento y compartir espiritual. Ahora se podrá entender mejor el título que hemos dado a estas fichas: “Manos extendidas para dar y recibir”. Las manos del voluntario son manos que dan, extendidas para ofrecer, pero también abiertas para acoger y recibir lo mucho que Dios nos entrega y nos regala en la vida de las personas con las que trabajamos.

 

Desde el equipo de formación de Cáritas Diocesana os deseamos un feliz y provechoso curso. Estamos a vuestra disposición.

 

© Parroquia Santa Catalina 2017

info@parroquiasantacatalina.com

Teléfono: 947501951